No le digas nada, te lo ruego.

No le digas nada, te lo ruego.

No le digas nada te lo ruego
no quiero que ella sepa que me voy
le dejo todo, todo lo que es mio
mi alma y mi propio corazon.
Ella se dara cuenta lo que hizo
con mi actitud comprendera
que fui un padre honrado y tolerante
su accion solo Dios perdonara.
Porque voy a llorarla en mi desgracia
si ella a sus hijos no cuidó
traición me hacia en mis ausencias
eso nunca lo puedo perdonar yo.
Mejor será olvidarla para siempre
que ella nunca sepa donde estoy
lo que siento en el alma son mis hijos
que adoro con todo el corazon.
Quizas en la soledad de mi abandono
pudiera perdonar a esa mujer
que un día le di hogar y un apellido
ella vivia perdida en su placer.
Jamas he de recordarla en mi desdicha
la causa de su loca perdición
vale mas la decencia de un hombre honrado
que el alma de una mujer sin corazón.

Jubami – Julio Baldessari Miranada

Mi querido y entrañable abuelo.

Muchas gracias por leer esto.

Miguel Angel Biluron

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s